Compartir

¿Recuerdas a aquel niño rebelde protagonista de cualquier película de domingo por la tarde que conseguía siempre escapar de sus padres? Existe.

Un niño australiano ha sido encontrado dentro de una maquina de juegos recreativos después de que su madre le perdiese de vista tan solo unos segundos.

Ha ocurrido en Marion, ciudad del sur de Australia, y ha dado la vuelta al mundo. Su madre, sorprendida, ha confesado que estuvo jugando con el niño al gancho y después de agotar su ficha, el niño se quedó jugando con el joystick.

“Me di la vuelta, escuché como sonaba la puerta de premios de la máquina, me volví a girar y le vi dentro”, dice en mitad de la confusión y el pánico.

El niño no se agobió en ningún momento y fue sacado de la máquina cinco minutos después de entrar.