Compartir

Siempre fue complicado conseguir que hijos -pequeños y no tan pequeños- se tomen la medicina que necesitan. Ya sea por su rancio sabor o por negación inamovible, los niños suelen rechazar el jarabe y los padres deben armarse de paciencia para conseguir que lo tomen pero, ¿y si les engañas?

Helena Lee, madre y enfermera británica, ha compartido un Facebook un remedio para conseguir que su bebé tome el jarabe sin saber lo que es. Apto y recomendable para utilizar con los más pequeños de la casa, Lee utilizó la tetina de un biberón para camuflar y cubrir la jeringuilla del jarabe.

“Llevaba 24 horas intentando que Alfie se tomara el Calpol y solo había conseguido que acabara manchado, porque me escupía la mitad… y entonces me he acordado de este truco que vi”, confesaba Helena en Facebook.

A ella le surtió efecto. Apúntalo tú y prueba.

 ¿Lo conseguirás?