Compartir

Cai, un ciudadano chino de 28 años, harto de estar sentado durante horas en el autobús, tuvo la descarada y descabellada idea de repintar las señales de tráfico del pavimento para llegar antes a su casa.

Ni corto ni perezoso, este hombre, que ha sido multado con 1.000, yuanes (unos 150 euros), cargó con un cubo de pintura y una brocha y cambió el sentido del tráfico de la calle.

Las cámaras de vigilancia captaron a Cai repintando las líneas de tráfico en un cruce de la ciudad oriental de Lianyungang (China) para redirigir el tráfico a su antojo. 

Tomo el autobús para ir a casa después del trabajo todos los días, pasando por ese lugar“, aseguró Cai a 'Modern Express'. “El atasco allí siempre es bastante malo, pero vi que solo hay unos pocos autos en el carril que gira a la izquierda, así que solo quiero expandir un carril de circulación añadiendo una flecha recta“. Concluyó.

Más tarde, las autoridades ordenaron a los trabajadores de mantenimiento que  deshicieran las pintadas y, tras ser multado, Cai fue puesto en libertad.

Teniendo en cuenta que todavía eres joven y muy honesto, esta vez no te detendremos, ¿entiendes?” Le dijeron las autoridades.