Compartir

Ocurrió en el metro de una ciudad china. Con el tren lleno en plena hora punta, uno de los pasajeros utilizó el ingenio y la picaresca para poder encontrar un sitio donde sentarse.

Tumbado en el suelo bocabajo, el hombre fingió sufrir un colapso y los espasmos provocaron que, inmediatamente, todos los presentes huyesen despavoridos y abriesen un gran hueco entre el que encontrar sitio para sentarse.

Así, justo cuando la gente empezó a levantarse, el hombre cesó su mentira, se levantó y se sentó en uno de los varios asientos libres.

El video, difundido a través de LiveLeak, demuestra una conducta poco apropiada por parte del actor y, por otro lado, la escasa generosidad de los allí presentes.