Compartir

Alexander 'Sasha' Chechik, un ciudadano ruso de 26 años, ha muerto después de que una granada estallase en su mano mientras se hacía una serie de 'selfies'.

Las autoridades aseguran que su muerte fue instantánea. Alexander se encontraba en el interior de su vehículo mientras se hacía fotos que compartía con sus amigos en redes sociales. Una de ellas mostraba una granada sin el anillo de seguridad, hecho que llevó a sus amigos a cuestionarse las intenciones reales de este joven temerario. Uno de ellos le envió un mensaje en que decía: “¿Dónde estás? ¿Estás bien?“, a lo que Chechik contestó: “Depende de lo que entiendas por bien

La policía cree que el joven, originario de  la ciudad rusa de Labinsk, en la región de Krasnodar, pensaba que la granada no iba a estallar mientras no la lanzara. Por el momento la policía ha calificado la muerte como un accidente y no como suicidio, tal y como informa 'Metro'.

Natalia Smyatskaya, funcionaria del Comité de Investigaciones ruso ha declarado que los hechos continúan siendo investigados