Compartir

Tras las fuertes lluvias que azotaron Arabia Saudí la pasada semana, y que anegaron gran parte de la ciudad de Yeda, la segunda más importante del país, una osada mujer quiso demostrar sus habilidades sobre la tabla y recorrió las calles de la ciudad surfeando.

Atabiada con un burka de color negro, la mujer, remolacada por un coche, se deslizó con estilo por las calles hinundadas de la ciudad.

El vídeo ha despertado cierta polémica, ya que la práctica de este deporte por parte de las mujeres islámicas es reprimido, y, en muchos casos, castigado por las autoridades del país.