Compartir

Afortunadamente, en el interior del féretro no viajaba ningún pasajero aunque la mayoría de usuarios del metro de México pensaron lo contrario.

Un grupo de seis personas, formado por cuatro hombres y dos mujeres, se metieron en el suburbano de la citada ciudad cargando con un ataúd. Posteriormente, aseguraron que no tenían otra opción de trasladar el féretro.

Aunque muchos usuarios de las redes sociales aseguraban que se trataba de una familia con pocos recursos económicos y que no podía permitirse alquilar un coche fúnebre para trasladar la 'caja de pino', los dueños del ataúd desmintieron esta versión.

La gente se espantaba, yo les decía: está vacío, está limpio, está nuevo“, aseguró Moisés Luna, uno de los transportistas, en una entrevista concedida a 'Univisión'. “Pedimos permiso, pagamos nuestro boleto, incluso, la caja pagó boleto“, añadió.

Luna asegura que no hizo nada ilegal, pero las autoridades locales confirmaron que van a tomar medidas disciplinarias contra el policía que los dejó ingresar a la línea dos del metro.