Compartir

Desde china nos llega este trágico suceso que, afortunadamente, tuvo un final feliz.

Un profesor de una escuela en la ciudad china de Duyun salvó a su alumna de una muerte segura.

La menor, diagnosticada con una depresión, se encaramó al borde de una azotea con la intención de saltar al vacío. 17 pisos leseparaban del suelo.

Los allí presentes intentaron convencerla de que no saltara pero la joven parecía ignorar sus peticiones.

El profesor, tal y como informan nuestros compañeros de Russia Today, con la excusa de entregarle una botella de agua, se acercó a su alumna por detrás y, en un ágil movimiento, consiguió agarrarla de la camisa para ponerla a salvo de nuevo sobre el tejado del edificio.