Compartir

Alicia Jones Jones, una profesora de inglés, que llevaba 50 años viviendo en Vigo, ha tenido el funeral que le hubiera gustado. 

Tras su fallecimiento, su hija no dudó en publicar una esquela con los requisitos para el último adiós. En el texto, no sólo apuntaba a que se tomaría vino y tortilla, también ponía una condición “No se admiten flores, donen su importe a una ONG”. 

En declaraciones a el Faro de Vigo, su hija ha dicho que “a ella le gustaba y la fiesta” y no le hubiera gustado que lloraran en su despedida.