Compartir

Un carterista de Manaos (Brasil) ha muerto en plena calle, después de haberse tragado una cadena que había robado previamente.

Testigos de lo sucedido aseguran que el chaval sustrajo una cadena, y mientras emprendía su huída, se la metió en la boca con la intención de ocultarla.

El `raterillo' tuvo mala suerte y la cadena se le atragantó: empezó a ahogarse.

Muchos transeúntes intentaron socorrerle pero sus esfuerzos, desgraciadamente, fueron en vano.