Compartir

Chris Christie, gobernador de New Jersey, ordenó el pasado viernes el cierre de todas las playas del Estado como consecuencia a una lucha política por los presupuestos estatales.

Pasadas 48 horas de la orden dictada, el gobernador fue “cazado” junto a su familia, y nadie más, disfrutando del sol, la arena blanca y las aguas trasparentes de la playa de Island Beach State Park.

Antes de que las fotografías viesen la luz, el gobernador mintió deliberadamente cuando en una rueda de prensa afirmó que “no he tomado una gota de sol”. 

Pero el lunes se hicieron públicas las imágenes y el portavoz del Estado, Brian Murray admitió que Christie había estado en la playa pero “por un corto espacio de tiempo“. “El no tomó el sol. Tenía una gorra de baseball puesta“. Apostilló Murray.

Las fotos fueron publicadas por NJ Advance Media.