Compartir

Nolan Scully ha muerto a los 4 años de edad como consecuencia de un cáncer contra el que luchaba desde 2015. Su madre, Ruth, creo en Facebook una página con el nombre de su hijo para dar a conocer diariamente los avances de su enfermedad. 

El día 5 de abril Ruth publicó una de las últimas conversaciones que tuvo con su hijo Nolan:
Mamá: Te duele respirar, ¿no?
Nolan: Bueno… sí.
Mamá: ¿Tienes mucho dolor?
Nolan:(y bajó la mirada).
Mamá: Este asunto del cáncer apesta. No tienes que luchar más.
Nolan: ¿No tengo que luchar más? ¡Pero lo haré por ti, mamá! (con felicidad)
Mamá: ¡No! ¿Eso es lo que has estado haciendo? ¿Luchar por mamá?
Nolan: Bueno… sí.
Mamá: Nolan Ray, ¿cuál es el trabajo de mamá?
Nolan: ¡Mantenerme a salvo!
Mamá: Cariño… Ya no puedo hacer eso acá. La única manera en que puedo mantenerte a salvo es en el cielo.
Nolan: ¡Entonces, me iré al cielo y jugaré hasta que llegues! ¿Vendrás, no?
Mamá: ¡Absolutamente! ¡No puedes deshacerte de mamá tan fácilmente!
Nolan: ¡Gracias mamá! ¡Iré a jugar con Hunter, Brylee y Henry!

Nolan sufría rabdomiosarcoma, un tumor maligno que se origina a partir de células musculares esqueléticas normales y ataca los tejidos blandos. Esta es una enfermedad muy poco frecuente y que aparece sobre todo en niños menores de 21 años. El pasado mes de febrero, Nolan comenzó a empeorar cuando el tumor había crecido tanto que oprimía el corazón y los bronquios del pequeño. Los médicos avisaron entonces a los padres de que no podían hacer nada más por él. 

En abril se produjo esta conmovedora conversación entre Nolan y su madre. Días después, el niño falleció.