Compartir

Una mujer blanca que se casó con un hombre negro ha compartido en la página de Facebook 'Love What Matters' ('El amor es lo que importa') una profunda reflexión sobre el diferente color de piel de sus hijas. La primera tiene el tono de piel de su padre, mientras que la segunda tiene el de la madre. 

En dicha publicación, que cuenta con más de 41.600 'me gusta', la mujer cuenta la historia de amor con su marido y explica que, a pesar del diferente tono de piel de sus hijas, las han educado sin hacer ningún tipo de distinción ya que, según afirma, “los niños no ven colores y el amor tiene todos los colores del arco iris”. 

La mujer trata de resaltar que no le preocupa la interracialidad en su familia: “¿me preocupa que crezcan en un mundo loco con 'diferentes colores de piel'? No. No del todo”, afirma.
Además, intenta transmitir un mensaje claro y es que “el color de la piel no importa a los ojos de los niños. El amor es amor”.