Compartir

Chloe Bridgewater, una niña británica de 7 años, decidió que quería trabajar en Google después de ver en un reportaje de televisión las comodidades, juegos y el buen ambiente del que disfrutaban los trabajadores de la compañía estadounidense.

Con el descaro que le otorga la niñez, y animada por su padre, la pequeña redactó una carta y se la envió a la empresa

En la misiva la pequeña expresaba su deseo de trabajar en Google, además de en “una fábrica de chocolate y nadar en las olimpiadas“. Chloe afirma que le gustan los ordenadores y las tablets.

La sorpresa fue mayúscula cuando la menor recibió respuestaSundar Pichai, CEO de la compañía, debió quedar conmovido con las palabras de Chloe y decidió, personalmente, contestar a la pequeña. 

Pichai, en su respuesta, animó a Chloe a trabajar duro para conseguir sus objetivos y sus sueños, además de expresarle su agradecimiento por haberse interesado por la compañía.