Compartir

Durante las pasadas navidades, un vecino de Zaragoza realizó la compra habitual en un supermercado de la capital maña.  

Al llegar a su casa observó que el bote de Nesquik que había adquirido carecía de precinto de seguridad y podía abrirse fácilmente.

Picado por la seguridad, el hombre abrió el bote y para su sorpresa encontró, escondida entre el polvo de cacao, una bolsa con 250 gramos de cocaína

Alarmado por el hallazgo acudió a la comisaría más cercana para denunciar los hechos. La droga podría alcanzar un valor de 13.000 euros en el mercado.

Los internautas se hicieron eco de la noticia y han inundado las redes con infinidad de memes donde demuestran su creatividad y sentido del humor.