Compartir

Según 'El Heraldo', un vecino de Zaragoza encontró 250 gramos de cocaína en el interior de un bote de Nesquik que compró en el supermercado.

Ocurrió durante las pasadas fiestas navideñas. El hombre, tras realizar las compras y llegar a su casa, observó que el bote de Nesquik, que acaba de adquirir, no tenía precinto de seguridad y podía abrirse sin dificultad

Picado por la curiosidad, el hombre abrió el bote y en su interior, camuflada entre el polvo de cacao, encontró una bolsa de plástico que contenía otra clase de polvo. Era cocaína

Alarmado acudió a la comisaría más cercana donde los agentes le confirmaron que la sustancia era cocaína y estaba valorada en 13.000 euros.

La Policía Nacional ha abierto una investigación. Por el momento sospechan deque pueda tratarse de un nuevo método de entrega de droga. Lo que se sabe con seguridad es que el bote no llegó así de fábrica, lo manipularon una vez ya estaba en el supermercado.