Compartir

Lauren O'Donnell, una estudiante de 21 años de la Universidad de Leicester, descubrió a tan solo 12 días de dar a luz que estaba embarazada. La joven acudió al médico debido a unos fuertes dolores en la parte superior del estómago. Allí, le comunicaron que estaba de 38 semanas.

Según explicó Lauren al diario Mirror, durante todo ese periodo mantuvo una talla 40-42 y no tuvo ningún síntoma que la alertara de estar en estado de gestación.

Además, asegura que, a pesar de estar tomando la píldora anticonceptiva, se llegó a hacer una prueba de embarazo a los cinco meses porque no le venía la menstruación, pero dio negativo.

La joven siguió llevando una vida normal: asistiendo a la universidad, trabajando e, incluso, saliendo algunas noches de fiesta. 

Después de su visita al médico y recibir la inesperada noticia, ella y su novio Callum se quedaron en estado de “shock”. Tan solo 12 días después nació Eliza, con un peso de 3 kilos y 255 gramos.