Compartir

George Morris de 94 años fue ingresado en un hospital militar del estado de Virginia (Estados Unidos) para ser atendido durante sus últimas horas de vida

Su mujer Eloise, de 91 años, no lo dudó un segundo y solicitó al centro médico un permiso especial para acompañar a su marido hasta que llegase su último momento

El hospital dio su permiso de forma excepcional y ha permitido que la pareja, que lleva 73 años de matrimonio, permanezcan juntos hasta el final. “Todos nuestros pacientes significan mucho para nosotros, pero a veces tenemos el privilegio de tratar con casos que verdaderamente nos emocionan”, ha comunicado el centro médico desde su página de Facebook. Un post que ha sido compartido por más de 3000 usuarios.

En una entrevista concedida al Washington Post, Eloise compartió el secreto del amor eterno. “Ser feliz, lo seas o no realmente. Reír