Compartir

Un chico decidió lanzarse desde el piso 30 de un edificio cerca de Shangái (China) por el dolor que sufría tras romper con su pareja. Un bombero logró rescatarlo en el último momento y agarrarlo para evitar que saltase al vacío.

En el vídeo se puede ver como los amigos del joven intentan convencerlo, sin éxito por su parte. El dispositivo de bomberos llega hasta la azotea del edificio y uno de ellos decide esconderse detrás de una columna donde no le pueda ver. Sigilosamente se acerca y lograr rescatarlo.

El chico estaba decidido a saltar, iba con una barra de metal y, en un principio, se resistió a que los bomberos le rescatasen, empujando con todas sus fuerzas hacia abajo. Pasado un rato, el chico decide dejarse rescatar y vuelve sano y salvo a pisar suelo firme.