Compartir

Este ciervo conduciendo ha revolucionado las redes. Se trata de una broma llevada a cabo por un grupo de amigos como consecuencia de la falta de espacio en su vehículo.

Tras un día de caza llegó el momento de partir y el grupo se dio cuenta de que su presa no cabía en ningún lugar del coche. Por ello, durante las diez horas de trayecto decidieron colocar al animal en el asiento del conductor.

La broma fue grabada por otro conductor y el vídeo ya cuenta con casi seis millones de reproducciones.