Compartir

El último concierto en Houston (EEUU) de la banda Guns N' Roses ha dado la vuelta al mundo por un suceso paranormal que no ha dejado indiferente a nadie. Tampoco a su cantante, Axl Rose, quien se encontraba frente al piano cantando 'November Rain' cuando tuvieron lugar los hechos.

Mientras el cantante tocaba, se comenzaron a oír unos sonidos desafinados y tétricos procedentes del piano. Como Axl Rose no entendía de donde venía ese sonido, decidió detener el concierto para encontrar la respuesta. 

“¿Qué demonios?, ¿podemos detener eso? Yo no fui…”, dice el cantante mientras levanta las manos para demostrar que él no era quien tocaba el instrumento. 

Finalmente el músico se lo tomó a broma: “No me preocupa el drama del fantasma porque al público le gustan esa clase de cosas”.