Compartir

La aerolínea Air Panamá se vio obligada a evacuar uno de sus aviones a consecuencia de la broma de un turista español de 80 años que dijo que llevaba explosivos encima. El español, identificado con el apellido Casal, deberá prestar declaración ante la Fiscalía.

Tras revisar todo el avión y el equipaje que iba a bordo de la aeronave las autoridades se dieron cuenta de que tan solo se trataba de una broma pesada del español. Ahora Casal se encuentra bajo las autoridades costarricenses.

El vuelo que fue interrumpido por este suceso, recuperó su recorrido después de que la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), la Policía Aeroportuaria y la Dirección de Aviación Civil terminaran con la necesaria revisión a fondo de todo el avión.