Compartir

Durante un partido en Manacor, Rafa Nadal, que se enfrentaba aJohn McEnroe,dejó de ser el centro de atención durante unos minutos. El tenista escuchó unos gritos que le llevaron a detener el encuentro. 

En la grada, una madre desesperada buscaba a su hija pequeña, perdida entre el público. Junto a ella, un miembro de seguridad pedía una descripción de la menor.

Gracias a la ayuda de los allí presentes, la pequeña Clara fue localizada, llorando y asustada, justo en el otro extremo de la grada. 

Las cámaras de televisión recogieron los minutos de tensión vividos por la madre y la niña, pero también el emotivo encuentro que fue aplaudido por todo el público.

La madre no dudó en agradecer el gesto al ídolo local de interrumpir el partido hasta que apareciera su hija.