Compartir

Este niño no olvidará jamás el angustioso momento que pasó cuando se quedó atrapado en un cubo de basura automático. El niño se metió mientras bromeaba con sus amigos y cuando bajaron la tapa, la trampilla se abrió, lo que provocó que cayera al contenedor subterráneo.

Como puede verse y escucharse en el vídeo, una vez que los amigos abren la tapa descubren con asombro que su amigo no están ahí. Rápidamente piden ayuda entre gritos de desesperación.

Poco después consiguieron sacar al niño con un hombro dislocado y una pequeña herida