Compartir

Máirtín Farragher quiso grabar lo especial que era para él el momento en el que hacía puenting en el puente Bloukran, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Todo era alegría y diversión hasta que este joven irlandés se percató de que no llevaba el teléfono móvil encima.

En el vídeo, publicado por él mismo en sus redes sociales, se puede apreciar como salta y le invade la emoción. Pero su emoción se transforma en lamento cuando comprueba que el móvil había volado más allá que él.

Probablemente, al llegar a tierra firme descubriera que además del móvil, perdería algo más…

“El teléfono se ha ido otra vez!
Recordáis la vez que perdí mi teléfono en Italia y los policías encubiertos lo recuperaron y todo eso… bueno, por desgracia, ese famoso teléfono ya no existe. Ayer aprendí una valiosa lección, no hagas un salto con el teléfono en el bolsillo. Está en el fondo de un cañón ahora en Sudáfrica! Disculpad por el mal lenguaje!”, escribía Mairtin junto al vídeo.