Compartir

Los Juegos Olímpicos de Río 2016 están dejando infinidad de anécdotas. La última la ha protagonizado un aficionado del Barça en las gradas del pabellón donde se disputaba el partido de balonmano femenino entre España y Montenegro.

El recinto estaba plagado de banderas de ambos países, pero también una senyera. Una bandera a la que parecía que no se le estaba dando uso hasta que el aficionado que la portaba se percató de que las cámaras lo estaban grabando.

El hombre se dio cuenta de que estaba saliendo en el vídeomarcador y dejó a un lado la bandera española con la que estaba animando durante el descanso del partido para ondear la bandera catalana.

[Puedes ver el momento aquí, a partir del minuto 47:22]

Esta anécdota se suma a otro cambio de bandera, en este caso el que ha protagonizado este fin de semana la televisión catalana. TV3 se vio envuelta en la polémica cuando usó la senyera para informar de que 'Purito' Rodríguez, nacido en Barcelona, quedó en quinta posición en la prueba de ciclismo en ruta.