Compartir

Las vacaciones no están resultando del todo tranquilas para Cristiano Ronaldo. Estos días la estrella portuguesa ha viajado a Estados Unidos donde ha podido disfrutar de noches de fiesta, del show de Jennifer López y de jornadas de compras por las calles de Beverly Hills.

Precisamente fue en uno de esos días de compras cuando el futbolista tuvo que lidiar con el séquito de fans que tiene en todos los rincones del mundo y que, cómo no, querían fotografiarse con él.

Lejos de pararse a firmar autógrafos y hacerse fotos, Cristiano Ronaldo mostró su descontento con la situación de descontrol que estaba viviendo, una situación que ni sus fornidos guardaespaldas podían remediar.

Por ello, se desahogó con un pobre chico que se acercó para hacerse un selfie. El deportista sacó su lado más oscuro y le pegó un empujón para quitárselo de en medio, tal y como puede verse en el vídeo.