Compartir

De vez en cuando, los animales se convierten en los reyes de las redes sociales. Que si un gatito entrañable, que si un perrito que convence con su nuevo look.

En esta ocasión, estos dos bulldog han enternecido a los tuiteros con una disputa familiar que finalmente han resuelto. Eso sí, no ha sido fácil. El pequeño gruñe a su madre en varias ocasiones por algo que le ha pasado.

Sí, tal y como se puede ver en las imágenes, el cachorro escapa y desaparece unos segundos pero segundos más tarde, aunque no parece que muy convencido, regresa haciéndole carantoñas a su madre y pidiéndole perdón. ¡Qué bonito!