Compartir

La próxima vez se lo pensará dos veces antes de subirse a una montaña rusa con el teléfono móvil. El vídeo de esta chica se ha vuelto viral y no es para menos.

La joven observa cómo la fuerza centrífuga de la montaña rusa lanza su dispositivo por los aires ante su mirada impotente. Poco puede hacer con el cinturón que le aprisiona.