Compartir

Un niño que acudió a un zoológico de Japón con sus padres sufrió un terrible susto cuando estaba mirando al león detrás de un cristal. Afortunadamente, el cristal era resistentes, porque el animal aprovechó a que el pequeño se diera la vuelta para intentar atacarle brutalmente. 

Todos los allí presentes se quedaron completamente asombrados e impactados de que el león hubiera considerado al niño como una presa. El ataque parecía completamente calculado.