Compartir

Un ornitólogo que pretendía grabar el nacimiento de unos polluelos al romper su cascarón, captó algo completamente inesperado, a una serpiente comiéndose los huevos aprovechando que la madre se había ausentado. 

El vídeo se ha vuelto viral en las redes y ya ha sido visto por más de dos millones de personas y es que en él se ve cómo el reptil se traga los cuatro huevos en muy poco tiempo.