Compartir

El análisis se realizó en julio del pasado año, cuando Kepler identificó un catálogo de candidatos de 4.302 potenciales planetas. De ellos, 1.284 tienen un 99 por ciento de posibilidades de ser un planeta. Los que se han quedado por debajo del 99 por cuento deberán volver a se examinados, por lo que la cifra podría aumentar en los próximos meses. Hay un grupo de 707 que son más propensos a ser algún fenómeno astrofísico. Este análisis también validó 984 candidatos verificados previamente por otras técnicas.

“Antes de que se pusiera en marcha el telescopio espacial Kepler, no sabíamos si los exoplanetas eran raros o comunes en la galaxia. Gracias a Kepler y la comunidad de investigación, ahora sabemos que podría haber más planetas que estrellas”, dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la sede de la NASA. “Este conocimiento indica que deberá haber nuevas misiones para averiguar si estamos solos en el universo”.

Kepler capta las señales discretas de los planetas distantes -disminuciones en el brillo que se producen cuando los planetas pasan por delante de sus estrellas o en tránsito -muy similar al fenómeno protagonizado por Mercurio por el Sol-. Desde el descubrimiento de los primeros planetas fuera de nuestro sistema solar, hace más de dos décadas, los investigadores han recurrido a una laborioso proceso de verificación de cada uno de ellos.

Este último anuncio, sin embargo, se basa en un método de análisis estadístico que se puede aplicar simultáneamente a muchos candidatos a planeta. Timoteo Morton, investigador asociado de investigación en la Universidad de Princeton en Nueva Jersey y autor principal del artículo científico publicado en la revista 'The Astrophysical Journal', emplea una técnica para asignar a cada candidato un porcentaje de probabilidad de que sea un planeta y con técnicas estadísticas seleccionaron varios subgrupos.

“Los candidatos son como migas de pan”, dijo Morton. “Si se dejan caer algunas migajas grandes en el suelo, pueden recogerse una a una. Pero, si se derrama una bolsa entera de pequeñas migajas, se va a necesitar una escoba. Este análisis estadístico es nuestra escoba”. En el lote validado recientemente de planetas, casi 550 podrían ser planetas rocosos y con tamaño similar a la Tierra. Nueve de ellos orbitan en la zona habitable de su sol, que es la distancia a la que los planetas pueden tener temperaturas en la superficie que permitan que la presencia de agua líquida.

De los cerca de 5.000 candidatos encontrados hasta la fecha, más de 3.200 han sido ya verificados, de los que 2.325 fueron descubiertos por Kepler. Lanzado en marzo de 2009, Kepler es la primera misión de la NASA para encontrar planetas potencialmente habitables.