Compartir

Las redes sociales debaten acaloradamente si lo que hacen los padres de este bebé es una negligencia, o bien una forma adecuada para que los pequeños aprendan a nadar.

En las imágenes, grabadas en Estados Unidos, el pequeño, que no llega al año de edad, se encuentra sentado en el escalón de una piscina. Al intentar alcanzar una chancla que flota en el agua se cae de cabeza y se hunde ante al sorprendente indiferencia de sus padres. Es entonces cuando el bebé logra salir y darse la vuelta, y comienza a flotar en el agua.

¿A ti qué te parece?