Compartir

Una mujer, llamada Brisa Alfaro, despertó del coma hace algunas semanas y ha contado cómo fueron esos dos años en los que estuvo postrada en una cama. El terrorífico relato de la joven de 34 años no deja indiferente a nadie y es que, tras sufrir un derrame cerebral y un coma, podía escuchar perfectamente todo lo que pasaba a su alrededor, pero no moverse ni interactuar, por lo que los días se convirtieron en una pesadilla. 

Cuenta que su mente estaba trabajando pero, al estar incapacitada para comunicarse, oyó a los médicos avisar a su familia de que moriría. “Cuando oí al doctor que no podría sobrevivir me aterré. Era como estar en un sueño terrible, pero uno en que estaba despierta. Quería que supieran que estaba despierta, que podía oírles”, ha contado al Daily Mail. 

La angustia de Brisa llegó después de que sufriera una reacción alérgica y acudiera al hospital, donde sufrió el derrame cerebral que la dejó en coma, aunque su memoria ha quedado muy afectada a corto plazo y es incapaz de recordar qué pasó exactamente las horas previas. 

“Podía oír a mi familia y a los médicos moverse. Hablaban de mí, de mi pronóstico y tratamiento. Pero no sabían que estaba despierta”, relata la joven que estuvo dos meses así hasta que, por fin, pudo mover los dedos de su cuerpo. Poco a poco, los médicos la ayudaron a que fuera saliendo del coma, aunque estaba muy débil físicamente. “Mi vida ha cambiado más allá del reconocimiento. Pero después de haber estado en coma, y despertado, sé lo afortunada que soy”, ha dicho emocionada.