Compartir

1A ojos de la sociedad, el embarazo es sinónimo de nueve meses maravillosos en los que tu cuerpo gest

A ojos de la sociedad, el embarazo es sinónimo de nueve meses maravillosos en los que tu cuerpo gesta a un futuro bebé que cambiará tu vida por completo. Todos te dicen que estás guapísima, resplandeciente, que no hay nada más bonito que sentir a tu niño o niña crecer dentro de ti. En realidad, no todo es color de rosas ni fotos sonrientes con una silueta perfecta cual famosa de turno. Nos lo intentan vender, sí, pero porque parece que les da vergüenza hablar de lo que realmente sufre una futura madre con un par de kilos extra en la tripa. Por suerte, te contamos las cosas más asquerosas y desagradables que te van a pasar si te quedas embarazada para que tú hagas lo mismo con tus amigas, por mucho que se escandalicen y no quieran escuchar. Estreñimiento y gasesSin estar embarazada, ya se sabe que el estreñimiento provoca gases, y que son insoportables. Durante la etapa de gestación todo eso se multiplica por dos. Se debe a una cuestión meramente hormonal, el cuerpo aumenta la progesterona, que a su vez reduce el tránsito intestinal normal, e hincha el vientre como consecuencia de las heces y gases acumulados ahí. Suele suceder a partir del primer trimestre de embarazo cuando tu cuerpo ya no pueda ir al baño con facilidad y parezca que cada vez que te sientas en la taza va a salir el bebé. Por ello, muchas mujeres sufren hemorroides muy dolorosas a lo largo de todo el embarazo. Pero los gases son caso aparte. Casi nadie habla de ellos, pero al final de cada día y después de cada comida sentirás que al andar vas dejando un rastro que, además, va a oler muy mal. No solamente eso, sino que te dolerán tanto que los confundirás con contracciones. Recuerda comer mucha fibra y reducir los alimentos flatulentos y con poco hierro que pueden provocar que sean los peores nueve meses de tu vida.

Atrás