Compartir

Es sabido que entre un empleado y un jefe pueden aparecer conflictos laborales que si no se llegan a resolver pueden convertirse en un verdadero problema. Este vídeo de YouTube es la mejor prueba de ello…

Evidentemente instalar una cámara oculta en casa denota que en este hogar no existe una confianza ciega en sus empleados. La afectada sabrá, a buen seguro, la razón para que sea así. Pero en su domicilio de Kuwait el citado dispositivo de espionaje registró el momento en que una empleada de hogar echaba su propia orina en el zumo de naranja. La sirvienta ha sido pillada gracias a las fundadas sospechas de la familia que creían que su asistenta no era del todo de su confianza, algo que finalmente se ha comprobado.

Es evidente que los propios dueños del domicilio sospechaban del personal empleado en casa. Según el Daily Mail, la 'maniobra' se habría realizado en un país musulmán -se cita a Kuwait- ya que la vengativa  asistenta porta una hiyab, un tipo de velo islámico.

En declaraciones a medios locales, el patriarca de la familia no ha querido identificar a su empleada, pero ha querido compartir el vídeo para que sus vecinos tengan cuidado con esta mujer. Pero se desconoce que ha ocurrido con esta trabajadora vengativa. Si ha sido detenida o despedida.