Compartir

1Desde 1996, por iniciativa de la Sociedad Española de Acústica, el último miércoles de abril de cada

Desde 1996, por iniciativa de la Sociedad Española de Acústica, el último miércoles de abril de cada año se celebra el Día Mundial contra el Ruido, con el objetivo de sensibilizar a la población de que los sonidos molestos e irritantes que provocamos en la actividad humana, son perjudiciales tanto para nuestra salud como para el resto de ecosistemas que nos rodean.Y es que el ruido, como otros agentes contaminantes, produce efectos negativos en el ser humano, tanto fisiológicos como psicosomáticos, y constituye un grave problema medioambiental y social. La lucha contra el ruido es una acción individual y colectiva ya que esa irritante molestia no lo hace sólo los demás, sino que lo hacemos todos.Pero, ¿Por qué algunos sonidos nos ponen e los nervios de punta? Un estudio de la la Universidad de Newcastle asegura que una interacción entre la región del cerebro que procesa el sonido, la corteza auditiva y la amígdala, es lo que provoca una sensación muy incómoda al escuchar determinados sonidos según informó la revista Journal of Neuroscience en 2012. En el citado estudio se documentan los sonidos más desagradables que son, en esencia, estos: Un cuchillo y/o un tenedor al frotarse contra un cristalEste ruido es el más odiado por los 13 individuos que participaron en el estudio. De hecho, fue el que obtuvo peores reacciones entre todos los individuos estudiados. Hay que ponerse en situación. Estás cenando encima de una mesa de cristal y por accidente el minimantel o el paño sobre el que apoyas plato y cubierto no está estirado. Por accidente, el tenedor fricciona con la superficie acristalada. ¡Uffff, que ruido más desesperante! Si hasta te causa dentera. Y no es el único que causado por los cubiertos al a hora de comer: una fricción del cuchillo y el tenedor tiene en nosotros ese mismo efecto. No es difícil escucharlo durante un almuerzo o una cena. Desgraciadamente, siempre se le escapa a alguno de los sentados a la mesa.

Atrás