Compartir

Los medios estadounidenses han publicado con sorpresa el caso de una joven madre llamada Mikah Duncan, residente en Texas, que dio a luz a su hijo tres meses antes de lo que estaba previsto según los médicos que le habían tratado.

El pequeño, que tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos dentro de una incubadora, no necesitó la leche de su madre, algo que provocó que Duncan la fuera acumulando para cuando su hijo la necesitara.

Cuando llegó ese momento tan especial, esta mamá de récord se dio cuenta que se había excedido congelado mucha leche materna y que tenía que hacer algo con ella.

“Fui consciente de que no iba a ser capaz de comer todo lo que había guardado en el hospital e incluso en casa, ya que había llegado allí algo, por lo que decidí donar”, apuntaba a varios rotativos locales.

Mikah Duncan acudió entonces al Hospital Infantil de San Antonio con… ¡15,5 litros de leche materna! Los médicos no daban crédito a lo ocurrido, ya que se trataba de la mayor donación que habían recibido nunca.

El pequeño Cash está en casa, fuera de peligro y disfruta ya de la leche materna de su madre. ¡Una campeona!