Compartir

Han pasado 25 años desde que el pequeño Jordy saltara a la fama con su pegadiza canción 'Dur dur D'tre Bebe' ('Es difícil ser bebe'). A principios de los años 90 sonaba en cualquier emisora o cualquier discoteca. No había programa de televisión que no le entrevistara y, posiblemente, forró los bolsillos de sus papás, que explotaron el filón hasta la saciedad. Algo del negocio sabían, siendo productor discográfico él (Claude Lemoine) y compositora ella (Patricia Clerget). Con los años se les llegó a acusar (y menos mal) de explotación comercial a su propio hijo, que por aquel entonces tenía 4 añitos.

El pequeño Jordy quedaba graciosete con su look rapero y gorrita a un lado en el escenario de cualquier plató televisivo. Lo de cantar ya era otra cosa. Él solo gesticulaba y hacía playback. Su primer disco llamado 'Pochette surprise' incluía el tema 'Alison', del que se llegaron a vender 6 millones de copias (afortunadamente para sus padres no había piratería).

Por supuesto vieron las posibilidades de seguir pudriéndose de pasta a costa del pobre niño y sacaron otro tema 'It's Christmas, Cest Noel', que se incluyó en la BSO de la peli 'Mira quien habla ahora'.

Como no hay dos sin tres y el éxito era imparable, los papis siguieron erre que erre y lo intentaron de nuevo con un tercer disco, 'La Rècrèation' que, esta vez sí, fue un auténtico fracaso.

Han pasado dos décadas y Jordy tiene hoy 25 años y es un joven anónimo residente en Gran Bretaña. Aunque muchos puedan pensar que sus padres guardaron toda la riqueza que amasaron en una huchita para cuando él fuera mayor de edad, lo cierto es que el chaval, como cualquier otro joven de su quinta, de rico tiene más bien poco. Eso sí, rico (de monísimo) sigue siendo un rato, aunque a algunos les pueda parecer la versión púber de Per Gessle de Roxette.