Compartir

Las redes sociales aplauden la sensacional reacción de una cajera estadounidense que se percató de que una joven madre comenzaba a convulsionar cuando tenía a su bebé en brazos.

Como se observa en la grabación captada por las cámaras de seguridad, la cajera se encuentra al otro lado del mostrador y no puede evitar la caída de la joven, pero sí que el pequeño caiga con ella. Por eso, no duda en cogerlo en sus brazos y pedir auxilio al resto de clientes para que acudieran cuanto antes a ayudar a la madre.