Compartir

 El estudio 'Visual Networking Index – Global Mobile Data Traffic Forecast', revelado esta semana por la empresa californiana, asegura que los usuarios de dispositivos móviles, incluidos los 'phablets', llegarán en 2020 a los 5.400 millones, un 70 % de la población estimada para ese año.

La cifra, destaca la empresa, es superior a las proyecciones internacionales sobre el acceso a algunos servicios públicos, como la electricidad (5.300 millones) y el agua potable (3.500 millones), o de otros bienes de consumo como los automóviles (2.800 millones).

Cisco calcula que en cinco años habrá 11.600 millones de móviles, dispositivos y conexiones listas, incluyendo unos 8.500 millones de teléfonos personales, frente a los 7.900 millones en 2015. De ellos, el 67 % será “inteligente”, frente al 36 % en 2015.

Nadie imaginaba que desde la llegada en el año 2000 del primer teléfono móvil con cámara el impulso de las tecnologías portables llegara a tal punto que, como pronostica Cisco, sean en cinco años las principales responsables de la mayor cantidad del tráfico en internet, representando un 72 % del total.

Por regiones, Norteamérica seguirá liderando en 2020 el mayor número de conexiones a través de móviles -con el 95 % de sus registros-, pero será seguida de cerca por Europa Oriental (86 %), Europa Occidental y Central (84 %), Asia y Pacífico (72 %), América Latina (70 %) y Medio Oriente y África (52 %).

Ese incremento de la cobertura móvil y la demanda por contenido en dichas plataformas impulsarán también un crecimiento de los usuarios dos veces más rápido que lo que lo hará la población mundial hasta 2020, según la compañía. “La movilidad es el medio predominante que está permitiendo la transformación digital global”, destacó en un comunicado Doug Webster, vicepresidente de Mercadotecnia para Proveedores de Servicios de la empresa con sede en San José (California, EE.UU.).

A eso hay que sumarle, dice el informe, que los “Smartphones”, las computadoras portátiles, las tabletas y los “phablets” serán los que dominen con un 98 % el eventual tráfico móvil de internet.

Un intercambio digital que crecerá a niveles insospechados con tantos móviles, 120 veces más que en 2010, y que alcanzará los 366,8 exabytes, equivalentes a 81 billones de fotos de Instagram o 7 billones de vídeos de Youtube, frente a los 44,2 exabytes de 2015. También implicará que en cinco años el tráfico móvil crecerá dos veces más rápido que el fijo IP, aún extendido en el planeta.

Los expertos prevén además un impacto “importante” en el medio plazo de la convergencia de tecnologías, como la tendencia a la conexión a la red de todos los dispositivos que rodean al ser humano y los aparatos vestibles, como relojes inteligentes o gafas especiales, además de sensores o el avance de la robótica.

Ante ellos, Webster pidió enfrentarlos con la seguridad de que esos “avances de Internet de las Cosas -como se conoce a la tendencia de conectar los aparatos- continuarán transformándose en beneficios tangibles para la gente, los negocios y las sociedades”.