lunes, 21 septiembre 2020 11:54

¿Sabías que las zanahorias no siempre fueron naranjas?

Probablemente nunca comprarías una zanahoria que tuviese una apariencia distinta a su característico color naranja. Pensarías que se trata de una variedad producto de un extraño cruce, que es de peor calidad o que no será tan natural como la más convencional. Sin embargo, resulta que la más convencional, la naranja, es precisamente el resultado de un cruce.

Para hablar del primer uso conocido de las zanahorias tenemos que remontarnos al año 3.000 a. C., en Afganistán. Aquella hortaliza que posteriormente se extendería por distintos territorios, era amarilla por dentro y púrpura por fuera.

A continuación comenzaron a comercializarse otras variedades con distintas apariencias: verdes, negras, blancas…Sin embargo, ¿cuándo llegó la popular zanahoria naranja?

Tenemos que viajar hasta Holanda para encontrar la primera hortaliza de estas características. En el siglo XVI, cuando era uno de los principales productores a nivel europeo, Holanda decidió cambiar el color de la zanahoria para que coincidiese con el emblemático naranja de la Casa Real Holandesa de Orange.

Después llegarían otros 'experimentos' que darían como resultado nuevas variaciones para formar un amplio abanico cromático.