Compartir

Ser piloto de combate no es tarea fácil, ya que ha de enfrentarse a situaciones límites para las que solo unos pocos están preparados. Para ello, la
NASA les entrena con la prueba de la centrifugadora, absolutamente extrema y terrorífica, ya que el piloto pierde por completo el control de la situación por los bruscos movimientos de su cuerpo, especialmente de su cuello.

Este vídeo de Youtube muestra a uno de ellos en la prueba.

En las imágenes se percibe la tensión que el piloto vive justo segundos antes de que la máquina comience a funcionar.