Compartir

La policía británica ha investigado el caso de un niño musulmán de diez años que escribió una redacción en el colegio que alertó a las autoridades porque ponía que vivía “en una casa terrorista. Evidentemente, los profesores se alarmaron muchísimo, hasta que se dieron cuenta de que todo se trataba de un error del pequeño. 

Ocurrió al norte de Inglaterra y es que el niño se refería a que vivía en un tipo de casas adosadas, ya que confundió el término terrorista, que en inglés es 'terrorist', con 'terraced house', que son una hilera de casas. Los profesores de Reino Unido están obligados a denunciar cualquier tipo de comportamiento que pueda ser sospechoso de extremismo o actividades terroristas. 

La familia ha exigido al colegio y a la policía que pidan disculpas por haber interrogado a su hijo e inspeccionado sus ordenadores portátiles después de que se plantaran en su casa. “Te puedes imaginar que esto le pase a un hombre de 30 años, pero no a un niño pequeño. Si el profesor tenía alguna preocupación, debería haber sido acerca de su ortografía”, ha denunciado su madre a la BBC, que también ha lamentado que ahora a su hijo “le asusta escribir y usar su imaginación”.