Compartir

Un perro se ha convertido en una de las últimas sensaciones de Youtube por su increíble comportamiento. Por lo que parece, le pierde la comida y no duda en robarle los sándwiches a su dueño siempre que tiene la ocasión. Sin embargo, una vez realizado el robo, se arrepiente si le preguntan qué ha sido de su comida.

Como se observa en el vídeo, su dueño empieza a presionarle y el perro finalmente accede a soltar su botín. Eso sí, su remordimiento le impidió pegar bocado y el sándwich abandonó su boca intacto.