Compartir

La picaresca a la hora de no pagar en el transporte público puede salir cara. Y si no que se lo digan a una mujer que se coló en un autobús de la ciudad bielorrusa de Minsk. La protagonista de estas imágenes se dio cuenta de que había un revisor pidiendo el billete a todos los viajeros, algo que provocó que se le encendiera la 'bombilla' y que tenía que escapar como fuera de aquel lugar.

¿Qué ideó su mente pensante? Escapar como si fuera una fugitiva de aquel lugar por la ventana. El karma le jugó en ese momento una mala pasada y para su desgracia, el monedero se quedó dentro del autobús.

Esos segundos son los que se ven en este vídeo, segundos de vergüenza ajena en la que la mujer se colgando en el aire atrapada en la ventanilla y que permite que el revisor llegue a su posición y la identifique y la ponga la correspondiente multa. ¡Menudo fracaso!