Compartir

Un caza sobrevuela el cielo con majestuosa superioridad. Parece que ningún ave puede causarle un daño importante, pero el piloto checo Abel Zbynek ha demostrado que una colisión en pleno vuelo puede ser más grave de lo que jamás pudiéramos pensar.

El vídeo, compartido en Youtube, muestra los destrozos que provocó el animal al chocar bruscamente con el ala derecha de la aeronave. Zbynek realizaba un entrenamiento con la OTAN cuando el ave impacto contra el caza. De hecho, la colisión casi provoca el desprendimiento del taque de combustible.