Compartir

La cocina suele esconder algunas sorpresas difíciles de explicar. En esta ocasión, se trata de un huevo gigante que dejó completamente boquiabierta a una mujer estadounidense al intentar freírlo.

Su tamaño era considerable -con un peso de 167 gramos-, pero poco o nada hacía presagiar que en su interior pudiésemos encontrar otro huevo más pequeño y perfectamente formado. Así lo muestra el vídeo que compartió en Youtube, donde se observa cómo cae el otro huevo al mismo tiempo que se fríe el otro.

El vídeo se ha hecho viral en cuestión de horas y la mujer reconoció que es un huevo que puso una de las cuatro gallinas que compraron el pasado mes de octubre.