Compartir

Todos alguna vez hemos gastado una broma -más o menos pesada- a un buen amigo. Sin embargo, por su reacción, parece que a este youtuber se le fue de las manos. Su plan era fingir un secuestro y hacerle creer a su mejor amigo que el asaltante terminaba con su vida. Tal fue la credibilidad que consiguió en la recreación que la víctima fue presa de un auténtico ataque de pánico.

El vídeo, que ya roza las cinco millones de visitas en Youtube, muestra el falso secuestro al completo. Además, como se observa en la grabación, en realidad el propio protagonista participa incluso en el secuestro de su amigo. Por suerte, todo era una broma y terminó con su sufrimiento al levantarse del suelo y pedirle disculpas.