Compartir

Euan Leslie, un niño británico de 5 años, vive desde hace años con una temible enfermedad que le diagnosticaron después de nacer: la leucemia. El pequeño realiza grandes esfuerzos a diario para salir adelante junto el apoyo de su familia.

Su tía, Angela Patton, decidió recompensar todo ese trabajo del pequeño, que pese a la enfermedad que sufre, no pierde la sonrisa. Por eso, llamó a una emisora de radio de Clyde, su ciudad natal, para ver si podían ayudarla a conseguir un regalo anticipado de Navidad que le hace mucha ilusión a Euan: conocer de cerca el mundo de la construcción.

Según publica 'Mirror', el niño acudió como invitado al programa, donde le dieron una sorpresa que jamás imaginaría. Un grupo de trabajadores de una constructora irrumpió en el estudio y le montaron en el tractor de la empresa hasta una obra que estaban ejecutando cerca, donde pudo pasar un día entero con todos ellos y ser uno más de esa pequeña gran familia, poniéndose incluso su uniforme de trabajo.

Mónica, su madre, ha explicado al periódico británico la larga y difícil lucha a la que se enfrenta el pequeño a diario con inyecciones y esteroides para la médula espinal, algo por lo que Euan merece esta “sonrisa”. Una sonrisa que no pierde nunca porque es un niño diferente. No, no pide muñecas, ni coches teledirigidos ni juegos para la videoconsola, Euan solamente quiere un mezclador de cemento para sus cumpleaños. ¡Historia preciosa!